Apego emocional / afectivo

El dicho de “como Dios nos trajo al mundo” es bastante relevante. Podemos pensar que nos trajo solos, o por el contrario que nos trajo dependientes de nuestra madre, padre, hermanos, amigos, etcétera. Continuamente generamos vínculos con diferentes personas, con nuestras mascotas e incluso con algo que nos guste mucho, como puede ser un colgante de la suerte. 

Nos centraremos más en las personas. Dependencia es el sentimiento de necesidad de aprobación de otras personas cuando debes de tomar una decisión. Ya sea a un amigo/a, una pareja o un familiar. Esta falta de compromiso con uno mismo conlleva múltiples problemas en el futuro.

Aprenderemos a detectar cual es el tipo de apego que nos caracteriza (seguro, ansioso y ambivalente, evitativo, desorganizado) y a decidir si es lo que queremos seguir practicando.

En concordancia observaremos si hay que trabajar aspectos como los límites autoimpuestos, y los que le imponemos a los demás, ya que son muy relevantes en nuestras relaciones. También temas como la autoestima y el ego pueden trabajarse.

Servicio

¿Cuando debo acudir a un profesional?

  • Falta de criterio a la hora de elegir pareja
  • Falta de asertividad
  • Autoestima baja. Pensar que es difícil que te quieran o conformarte con lo que te ofrecen de primeras.
  • Dificultad para tomar decisiones y poner límites
  • No pensar en las propias necesidades
  • Autoproclamarse responsables de todo lo que suceda en dicha relación
  • Incapacidad de generar proyectos
  • Temer a la soledad
  • Sensación de vacío que solo se llena con una persona
  • Posición inferior en las relaciones
  • No dar tu opinión
  • Dispuesto a obedecer
  • Poca capacidad de adaptación a nuevos escenarios
  • Inseguridad

También, por el contrario, puedes ser portador de “la figura tóxica”:

  • Autoimponer de modo constante
  • Posición de superioridad en las relaciones
  • Indiferencia ante los sentimientos de los demás (“nunca cedo”)
  • Sintomatología narcisista.