Crecimiento personal

Áreas relevantes como la autoestima, la automotivación, el autocontrol, la asertividad, el ser empáticos con aquellos que nos rodean y como no, el poseer unas habilidades sociales adecuadas que nos ayuden a mejorar y a sentirnos en calma con nosotros mismos y con el resto.

Trabajaremos el poder de las palabras y de las creencias infundadas.

Servicio

¿Cuando debo acudir a un profesional?

  • Rechazas tu cuerpo, tu imagen y tu persona. Te criticas a ti mismo. Tienes tendencia al perfeccionismo y te obsesionas con ello. Esto puede pasar en cualquier rango de edad, pero debemos de tener muy en cuenta los cambios tanto físicos como mentales que se dan en la adolescencia
  • Sientes que no eres capaz de poner límites o decir “NO”
  • Sensación de desorientación y falta de motivación en el día a día.
  • Creencias de falta de control. Episodios de ira, rabia y agresividad inoportunas. Miedo a uno mismo y a las consecuencias después de los episodios. Por otro lado, dejarnos llevar por los demás sin ser capaces de elegir por nosotros mismos también es una posible falta de autocontrol. Debemos de aprender a llevar las riendas de nuestras vidas.
  • Experimentar alteración a la hora de expresar tus emociones, defender tus derechos, gustos e intereses. En alguna ocasión has sido capaz de agredir o que te agredan.
  • Poca capacidad afectiva de cara a la realidad o los sentimientos de una persona ajena.
  • Aislamiento, rechazo, y por consiguiente baja autoestima, generada por percibirse a uno mismo como un incompetente social. Dificultad para hacer amigos, problemas para iniciar y mantener la conversación, síntomas fisiológicos aparentes (ponerse colorado) o la inadaptación y el acoso escolar (bullying).
  • Agotamiento por incapacidad a la hora de encontrarse a uno mismo. Búsqueda de la perfección y autovigilancia excesiva. Necesidad de vivir experiencias nuevas constantemente.