Sintomatología depresiva

La depresión es un trastorno del estado de ánimo. Experimentamos alteraciones en nuestro comportamiento, en el número de actividades llevadas a cabo y en nuestros pensamientos.

En este trastorno los sentimientos de tristeza, ira, pérdida y frustración se muestran en la vida diaria interfiriendo en esta de modo negativo. Tiene componente genético.

Servicio

¿Cuando debo acudir a un profesional?

  • Poca actividad en el día a día
    • Persona hermética 
    • Agitación
    • Retraso psicomotor
    • Sentimientos de culpa o desvalorización
    • Poca capacidad para concentrarse o pensar
    • Negatividad excesiva
    • Poca motivación
    • Pérdida de peso
    • Insomnio 
    • Hipersomnia
    • Pensamientos sobre la muerte
  • Apatía
  • Poco interés en todo
  • Pérdida de placer

En la infancia y adolescencia atender a:

  • Falta de ganas a la hora de llevar a cabo actividades divertidas
  • Cambio en patrones del sueño
  • Cambio en patrones alimentarios
  • Nivel de energía distinto
  • Incapacidad para prestar atención
  • Sentir que eres un inútil o culpable 
  • Comportamientos autodestructivos o autolesiones.

Si sientes algunos de los síntomas anteriores, decirte que nunca es tarde para empezar a sentir cosas buenas de nuevo. Toda mala época nos da nuevas enseñanzas.  Un claro ejemplo es, cuando éramos pequeños y aprendíamos a montar en bicicleta. Primero, con tres ruedas o con ayuda, nos parecía fácil. Pero, una vez nos dejaban solos: nos caíamos, nos raspábamos las rodillas, intentábamos escaquearnos  al día siguiente, o veíamos a nuestro amigo que ya sabía montar perfectamente y nos sentíamos inferiores. Sin embargo, a base de intentos y esfuerzo, aprendimos a ir solos y a ser consecuentes con cada una de las caídas, sabiendo actuar en cada una de ellas.