Controla tu vida

Tomar el control de nuestras vidas es un objetivo que muchos compartimos. Sin embargo, cuando estamos abrumados por las circunstancias y los desafíos que nos acontecen puede ser complicado e incluso imposible. Esto no quiere decir que no haya estrategias que puedan ayudarte a retomar el control y vivir una vida satisfactoria y plena.

Algunas pueden ser:

  1. Define metas: Ten claridad con lo que quieres lograr. Sin una meta estás a la deriva. Una vez la tengas plantea quién eres y que puedes hacer para llegar a quien quieres ser, respetando siempre tu esencia.

Actúa naturalmente, como si ya estuvieras viviendo esa vida, disfrutando del camino.

2. Analiza desde otra perspectiva: Cuando frenes el dar vueltas a los aspectos negativos de algo, focaliza desde otro punto de vista. Plantéate cual es la enseñanza que te puede brindar. Recuerda que esto hará que seas capaz de poner límites a tu sufrimiento y encontrar estrategias para superar las peores circunstancias.

3. Frena los pensamientos negativos: Dejar de prestarle atención a aspectos negativos en bucle. Esto solo empeora nuestra percepción. Aplica estrategias de relajación aprendidas. Ten un listado de ejercicios o acciones que te hacen sanar. Utiliza estas en estos momentos.

4. Mantener este equilibrio: Esto no significa negar nuestro sufrimiento, sino aprender a mantener el equilibrio. Visualizar que aunque esté pasando un mal momento gracias a mis estrategias de equilibrio puedo haber vivido el mejor paseo en soledad de mi vida o haber disfrutado de esa película que tantas ganas tenía de ver.

 ¡Las redes sociales o evadirse con sustancias no creo que valgan como desconexión!.

5. Aprende a ver las oportunidades: Sigue adelante a tu propio ritmo, de la forma que sabes y la que a ti te corresponde como ser único.

6. Señala los obstáculos sin miedo: Sé capaz de nombrarlos sin rencor ni sorpresa. Elimina las cosas de tu vida que te hacen ser infeliz. Las vibras existen. Deja de lado aquellas cosas que son inútiles y te hacen perder el tiempo, aléjate del consumo excesivo y de tu tarjeta de crédito, etc. Haz uso de nuevo del paso tres de este texto.

  • ¿El estrés te juega malas pasada?: Aprende técnicas que te ayuden a controlarlo. Aprende a actuar con calma. Deja atrás el impulso.

El equilibrio en nuestras vidas está en el control que tengamos de nuestros pensamientos y nuestras acciones.