Practica el bienestar

El bienestar es el estado en el cual la persona puede gozar de un buen funcionamiento de su actividad psíquica y física. En nuestro día a día muchas veces no paramos a pensar en él y tendemos a descuidar de nosotros mismos. Por ello, considero interesante nombrar los siguientes consejos o puntos de partida para que esto deje de pasar y tomes cartas en el asunto.

  1. Atiende a tu cuerpo, como es por dentro acaba siendo por fuera

Dolor de cabeza o en determinadas zonas del cuerpo, tensión muscular, rigidez, taquicardia, presión en el pecho, falta de aire, caída del cabello o caspa, fatiga,insomnio, temblor, rojeces en la piel, cambios de peso, etc. Todas y cada una de ellas son avisos.

2. Visualicemos nuestra autoestima

¿Cómo actúo hacia mi mismo?. ¿Consideras que tienes una buena autoestima?. “Tengo una alta autoestima”. Puntúa la frase anterior del 1 al 5.

3. Aprendamos a poner espacio entre nosotros y personas o eventos que nos hacen mal

Los límites son incómodos pero bastante necesarios. Debemos de ser capaces de proteger y separar ciertos aspectos de nuestra vida.

Una vida “para mí”, una vida “para ellos” y una vida  “para todos”. ¿Qué quiero decir con esto?:

a)“Para mí»: yo soy el único que conoce todo lo que me pasa

b) “Para ellos”: Mi familia y mis amigos más cercanos

c)“Para todos”: Mi vida pública. Lo que todos saben de mí. Ejemplo: que estudio, mi equipo de fútbol, etc.

4. Centrémonos en el hoy

Cuántas veces hemos pecado de impaciencia. ¿Ahora mismo tienes la cabeza en lo que estás haciendo, o mientras lees esto la tienes en 3 sitios a la vez?. Redirigimos nuestra mente. Escribe esas 3 cosas en un papel. Aprende a darles su tiempo y lugar.

Prueba hacer una lista de lo que tienes pendiente hoy. Todo seguido haz una distribución aproximada del tiempo que puede ocupar cada una. Pon avisos de alarma en tu móvil. Procura que sea un sonido agradable o una canción que te guste. Con estos pequeños detalles podemos cambiar nuestro día.

Quédate con que lo cotidiano se ama tarde o temprano, porque no lo tendrás siempre. Aprendamos a amar el presente.

5.Vigila tu EGO

Todos tenemos Ego, no es nada malo. El ego es una estructura mental de quien eres. Es autoimagen. Es el “yo” que cada uno hemos construido a partir de creencias, vivencias, etcétera. 

Debemos encontrar el equilibrio entre ambos “Yos”:

a)Yo esencia: El yo de la infancia. Un yo limpio.

b)Yo construido: Aquello a lo que he ido dando forma. Donde estoy, y donde y de qué manera quiero ir. Este es el Ego.

6. Cambia pereza por iniciativa

Elige la actividad física que más te guste y disfruta. Sal a dar un paseo en soledad, sin música, solo escuchando y mirando lo que sucede a tu alrededor. Nárralo en tu mente.

7. Pedir ayuda

Si encuentras dificultades o signos de indicio y sientes que no sabes por dónde empezar a afrontarlos te animo a pedir ayuda. Todos sentimos a veces que nuestra vida está patas arriba en más de una de las secciones anteriores, la clave es mostrar empeño para mejorarlas. Nunca estamos solos.

Bibliografía

  • López Morcillo, A. Entender el ego: descubre por qué no eres quien te crees que eres.
  • REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la lengua española, 23.ª ed., [versión 23.5 en línea]. <https://dle.rae.es> [Fecha de la consulta].